miércoles, 15 de noviembre de 2017

Mal generalizado, pecado ecológico

Recapitulando
Después de la ruptura de la Alianza con Dios (primer pecado o «pecado original» [Génesis 3]) y del atentado fratricida (asesinato de Abel por su hermano Caín [Génesis 4]), el narrador bíblico nos cuenta cómo el mal se generaliza, contagia todas las esferas de la existencia humana (Génesis 6): «La maldad del ser humano iba cada vez a más y todos los designios de su corazón eran siempre perversos» (Gn 6,5).

Es un proceso «lógico». Así lo entiende el autor sagrado. El abandonar a Dios, el apartarse de su plan salvífico, el único que posibilita ser feliz y estar en paz y armonía con todos y con la naturaleza, lleva irremediablemente al conflicto entre los seres humanos, a las discordias, al fratricidio, a las guerras… Y, como consecuencia última, a la generalización del mal, al desequilibrio ecológico.

El mal lleva al mal
El papa Francisco, comentando estas narraciones bíblicas de los orígenes, afirma: «El descuido en el empeño de cultivar y mantener una relación adecuada con el vecino, hacia el cual tengo el deber del cuidado y de la custodia, destruye mi relación interior con­migo mismo, con los demás, con Dios y con la tierra. Cuando todas estas relaciones son descui­dadas, cuando la justicia ya no habita en la tierra, la Biblia nos dice que toda la vida está en peli­gro.» (Encíclica Laudato si, n. 70).

Todo está interrelacionado. El mal lleva al mal. Ésta es la lección que nos quiere mostrar el texto sagrado, es la lectura que pretende.

El diluvio
El relato del Génesis se servirá de una «historia» por todos conocida: «el diluvio». Los israelitas, por sus vecinos mesopotámicos, ya sabían de las epopeyas de Gilgamés, de Ziusudra y de Atrakhasis, donde aparece dicha catástrofe cósmica.

El narrador bíblico hará una relectura, una reinterpretación de dicho acontecimiento, a partir de su fe en el Dios de la Biblia. El diluvio será visto como una purificación de la Creación, como una nueva oportunidad para el ser humano, como un nuevo inicio, como una nueva Alianza, como un nuevo proyecto salvífico…

Compromiso de Dios
El pecado, el mal generalizado que anida en el corazón humano y que toma su forma concreta en la violencia contra otros seres humanos y contra el resto de la Creación, debe desaparecer. Por eso, el proyecto salvífico –el arca de Noé– debe preservar no sólo la vida humana sobre la Tierra sino la de todos los seres vivos:

«Estableceré contigo mi Alianza (dice el Señor). Entrarás en el arca tú y tus hijos, tu mujer y las mujeres de tus hijos contigo. De todos los animales, de todos los seres vivientes, introducirás en el arca dos de cada especie, para que conserven la vida contigo; que sean macho y hembra. De las aves según su especie, de los animales domésticos según su especie y de todos los reptiles de la tierra según su especie, entrarán contigo por parejas de todos ellos para salvar la vida.» (Gn 6,18-20).

La persona humana es responsable de la vida, de la paz, de cada ser humano. Pero, también, de toda la Creación, de toda la naturaleza. El equilibrio ecológico, el orden de la Creación es voluntad de Dios. Y el hombre y la mujer han de ser garantes de ello.

Por eso, esta segunda Alianza, después del diluvio –la primera había sido con Adán y Eva–, no es sólo con Noé y el resto de humanos que se han salvado en el arca, sino con la Creación entera: «Yo establezco mi Alianza con vosotros y con vuestra descendencia después de vosotros, y con todo ser viviente que está con vosotros: aves, ganados y todos los animales de la tierra que están con vosotros, con todos los que salieron del arca, con todos los animales de la tierra.» (Gn 9,9-10).

Para la oración
  • El relato bíblico nos sugiere muchos interrogantes. Preguntas que hemos de hacernos en la intimidad de la oración personal y, también, comunitaria. Y, lógicamente, arrancar de mí un compromiso para que las cosas cambien. 
  • ¿Cómo está mi relación con Dios, con las personas que me rodean (familia, amigos, compañeros de trabajo, vecinos…), con el entorno ecológico, etc.
  • ¿Cuál es mi compromiso para que este mundo sea más habitable para toda la Humanidad? ¿Siento como propios los problemas, dificultades, tragedias de otros seres humanos?
  • ¿Los problemas de las migraciones por guerras, hambre, persecuciones políticas, sociales o religiosas, me afectan personal y comunitariamente? ¿Qué hago frente a esta situación tan grave que sufren tantísimas personas y familias? ¿O pienso que no son mi problema? ¿O, peor aún, estoy en contra de acoger a estos seres humanos que huyen de escenarios que no querríamos nunca para nosotros, nuestras familias, nuestros hijos; y ni nos inmutamos cuando tantos mueren en el camino hacia una situación mejor, más digna, que nunca encontraron?
  • ¿Qué hago por una ecología de la cultura, del bien común, de la justicia?, como reivindica el papa Francisco.
  • ¿Hasta qué punto llega mi compromiso por un equilibrio ecológico sostenible? ¿Tomo medidas concretas contra la contaminación ambiental? ¿Me tomo en serio el reciclaje de los desperdicios que produzco?
  • El relato del diluvio y la Alianza posterior de Dios con la Humanidad y con todos los seres vivos me sugiere que otro mundo es posible, que el mal no tiene la última palabra, que mi compromiso en conseguirlo es algo irrenunciable, como ser humano y como creyente. 
Javier Velasco-Arias
(Publicado en: Lluvia de rosas 676 [2017] 9-11)

viernes, 8 de septiembre de 2017

XVIII Jornadas ABE - Seminario «Biblia y Pastoral»

En el marco de las XXVIII Jornadas de la Asociación Bíblica Española (ABE), celebradas en Málaga del 28 al 31 de agosto de 2017, el seminario Biblia y Pastoral, uno de los seminarios permanentes de la Asociación, presentó dos comunicaciones, desde la perspectiva de la animación bíblica de toda la pastoral:
– Año internacional de la Biblia y otras actividades conmemorativas, organizadas por la FEBIC, por Jan Stefanów (Secretario general de la FEBIC):
Featured Image -- 493En el año 2019 la Federación Bíblica Católica (FEBIC) celebrará el 50 aniversario de su fundación y el año siguiente conmemoraremos el 1600 aniversario de la muerte de san Jerónimo. Estos dos acontecimientos sirven de marco de varias iniciativas de carácter conmemorativo, bíblico-pastoral, formativo y estructural, emprendidas por la FEBIC: 
- Organizar un Año de la Biblia (1º diciembre 2019 - 30 septiembre 2020) 
- Un Congreso Bíblico-Pastoral de la FEBIC (Roma, 23-26 de abril de 2019)
- Crear la Asociación Bíblico-Pastoral «Verbum Domini» abierta a todos los biblista del mundo.
Todo un elenco de iniciativas que permitirá aproximar la Palabra de Dios a todos, desde una perspectiva internacional.
– Semana de la Biblia en Catalunya, por Javier Velasco-Arias (coordinador del Seminario y responsable del Secretariado de Animación Bíblica de la Pastoral del obispado de San Feliu de Llobregat, Barcelona).
Cartel oficial.jpgEl año pasado, por primera vez, organizamos a nivel de todas las diócesis de Catalunya, la «Semana de la Biblia», que concluyó el primer domingo de Adviento, con el «Día de la Palabra».
Una iniciativa de la Asociació Bíblica de Catalunya, avalada por todos los obispos de la Tarraconense, y que tuvo un importante eco eclesial y mediático. Se consiguió la implicación de las diez diócesis catalanas y de un gran número de estamentos eclesiales, de diversas confesiones cristianas, del mundo de la cultura y del arte, de mass media, etc. Y con actividades muy diversas y diseminadas por toda Cataluña alrededor de la Palabra de Dios.
Actualmente ya estamos en la organización y preparación de la segunda «Semana de la Biblia», que este año será del 27 de noviembre al 3 de diciembre de 2017.

lunes, 4 de septiembre de 2017

Billete de ida y vuelta

El regreso de las vacaciones nos acostumbra a traer recuerdos satisfactorios, pero demasiadas veces acompañados de rostros que denotan cierta derrota. Es fácil oír en las conversaciones entre amigos o compañeros de trabajo frases de resignación e, incluso, de amargura. 

Así iban, conversando entre dosis de desesperanza, los caminantes de Emaús (Lucas 24). Era un camino de vuelta. Volvían a casa. El viaje de ida que tanto prometía, ir a celebrar la Pascua con Jesús, había tenido un desenlace que todavía les provocaba incertidumbre. Y por esa fisura se les estaban colando dudas, miedos, tristezas… ¿Qué haremos ahora sin Jesús? 

En nuestros caminos de vuelta también viajamos acompañados de incertidumbres, algunas muy propias y otras compartidas. Si al inicio del verano contemplábamos el horizonte hacia el que ir llenos de ilusión y esperanza, hoy también vislumbramos un horizonte de vuelta, pero este más complicado. ¿Qué puedo hacer? ¿Qué hicieron los caminantes de Emaús? 

Las dudas y los miedos empezaron a disiparse por medio del conocimiento de la Ley y los profetas. Es decir, Jesús aplicó el ungüento de la Palabra de Dios, con una autoridad capaz de interpretar, descifrar y contestar cualquier duda. Jesús hablaba con autoridad, con la máxima autoridad, la del Hijo de Dios que es Dios mismo. 

Así, cuando nos asaltan en nuestros «viajes de vuelta» las incertidumbres, ¿qué hacer? Acudir a la Palabra de Dios, a la autoridad de Jesús y a su Iglesia, a discernir a partir de la sencilla pregunta: ¿qué es lo que haría (o diría) Jesús? Si en nuestro diálogo de vuelta nos encontramos hablando de temas familiares, morales o sociales, y se nos presentan dilemas bien difíciles, habrá que preguntarse de manera sincera y bien dispuesta qué es lo que haría Jesús. 

Nos sorprenderemos, o mejor aún, Jesús nos va a sorprender, porque desde una dinámica de comunión, tras la escucha de su Palabra y participando de la fracción del pan, todo cobrará sentido. Los discípulos de Emaús le reconocieron y comprendieron. 

Este pasaje de los relatos de la resurrección nos muestra que ni el viaje de vuelta era tan malo ni con ese se acaban los viajes. Los de Emaús vuelven corriendo a encontrarse con los apóstoles, en otra ida que seguro tendrá otra vuelta. Casi podríamos decir que en el viaje de la vida y de la fe ya no está muy claro si se está de ida o se está de vuelta. El éxodo hacia la tierra prometida… ¿era ida o vuelta? Quizá no sea tan importante como lo que realmente cuenta en nuestro viaje: caminar guiados por el Señor y su Espíritu hacia nuestra tierra prometida, la Casa del Padre.

Quique Fernández
(Publicado en: Catalunya Cristiana 1979 [2017])

miércoles, 30 de agosto de 2017

Con la fe en la mochila

Junto con las maletas hoy viajamos con mochilas urbanas que nos permiten llevar todo lo necesario para no tener que volver al hotel hasta la noche. Son mochilas bien surtidas de bolsillos y compartimentos para llevar la crema antisolar, las gafas de sol, el kit navaja multiuso, el medicamento, la mini libreta y el bolígrafo… Sí, están pensadas para poder llevar de todo y no dejarse nada que pueda resultar necesario. 

Y, sin embargo, hay mochilas que por más que abramos bolsillos y revolvamos en su interior, no llevan consigo algo tan importante como es la fe. Puede que fácilmente le demos a la fe el tratamiento de «complemento», que tanto da si la llevamos o no. Ello nos va a permitir ir por la vida de turistas, pero nos inhibe como creyentes. 

En los Hechos de los Apóstoles, capítulo 8, se nos narra cómo un servidor de la reina Candace aprovecha su viaje para ir leyendo la Escritura. La fe acompaña su viaje. Lo ve Felipe y movido por el Espíritu se anima a acompañarlo por un itinerario que lo llevará de la Palabra al bautismo. Se dio el encuentro de fe porque ambos dejaron espacio en su mochila para esa fe. Me permito comentar tres breves situaciones vacacionales donde llevar consigo la fe no es para nada algo irrelevante. Primera: cuando entro en una catedral o iglesia de las tantas que hay en el mundo, no entro como turista. Muy por encima de mi condición de visitante turista, que es ocasional y circunstancial, está el que soy creyente. Mi fe cristiana alcanza toda mi persona con todos sus aspectos. Mi visita es, pues, una visita de fe y oración. Tanto es así que recuerdo a mis hijas, de niñas, preguntar: «¿En esta también vamos a rezar?», a lo que yo respondía: «¿Crees que debemos entrar, salir e irnos sin saludar a Jesús?» 

Segunda: antes de viajar a otras ciudades, a otros países, al programar la ruta, las visitas, el ocio, me informo del horario de misas. Así, el domingo no deja de ser el día del Señor. Hay mucho tiempo para monumentos, museos, parques temáticos, playas… pero también hay un tiempo para Dios, un tiempo importante. La posible escena de «¡Vaya!, hoy ya no hay más misas, he llegado tarde» puede evitarse con cinco minutos de navegar por la red antes de viajar. Tercera: no tiene mucho sentido haber participado por la mañana de la Eucaristía y por la tarde ir a visitar el «Barrio Rojo» de alguna ciudad, donde se expone en escaparates a las esclavas sexuales del siglo XXI. Nuestra fe tiene consecuencias morales e implicaciones sociales. Mi fe no me permite ser cómplice silencioso.


Quique Fernández
(Publicado en: Catalunya Cristiana 1978 [2017])

miércoles, 23 de agosto de 2017

Cuando los planes se tuercen

La vida no es un guión al que uno pueda ajustarse sin que surjan imprevistos. Y las vacaciones no están ajenas a ciertos baches: huelgas de diferentes colectivos, retrasos en los vuelos, un ataque de lumbago el mismo día en que se ha de viajar… todo ello parece que solo les pasa a los demás hasta que nos pasa a nosotros. 

Pero aún hay más, o puede haberlo. La catedral que visitamos está tapada por andamios y lonas debido a las reformas, aquel claustro de nuestros sueños tiene un horario diferente y lo encontramos cerrado… nada nuevo, de ello ya nos habla en el Antiguo Testamento en el libro de Eclesiastés (o Qohélet): «Vi además que bajo el sol no siempre es de los ligeros el correr ni de los esforzados la pelea; como también hay sabios sin pan, como también discretos sin hacienda, como también hay doctos que no gustan, pues a todos les llega algún mal momento» (9,11). 

A todos nos llega algún mal momento. A veces por causas externas, como las ya mencionadas, y otras por nuestros errores, limitaciones y culpas. Sí, también por nuestras culpas. Algunos malos momentos los puedo crear yo mismo a causa de mi orgullo, de mi falta de tolerancia y generosidad. ¿O no empiezan así algunas discusiones con nuestros seres queridos? 

Pero a lo que vamos, ¿qué hacer cuando las cosas se tuercen? Quizá podríamos empezar por darnos a nosotros mismos esos tan buenos consejos que les damos a los demás. Seguro que más de una vez hemos regalado a nuestros familiares y amigos palabras llenas de ánimo, de esperanza. Pero muy pocas veces esas mismas palabras nos las aplicamos a nosotros mismos. ¿Acaso tan solo las decíamos para quedar bien o para salir del paso? 

Como cristianos estamos llamados a vivir la Espiritualidad de la Aceptación, que no es en ningún modo un conformarse o resignarse, que tantas veces desembocan en la amargura. Al contrario, es ser conscientes de que todo no depende de nosotros, que como a todos nos llegará algún mal momento, y que lo que va a distinguir que lo malo no sea peor, que lo malo se nos pueda mostrar, incluso, como oportunidad de crecer en la fe, es nuestra actitud de esperanza. 

¿El desastre es que llueva el día de la boda (que a alguien le ha de llover) o el desastre es que lo consideremos un desastre y, así, lo convirtamos en desastre? Dice el mismo capítulo del Eclesiastés, cuatro versículos atrás: «Anda, come con alegría tu pan y bebe de buen grado tu vino.» La alegría hace mejor el pan, la boda, las vacaciones… la vida.

Quique Fernández
(Publicado en: Catalunya Cristiana 1977 [2017])